“Microengaños”: lo que tienes que saber

Microengaños: ¿un gran crimen o una falta menor?
Fuente: pixabay.com

La expresión “microengaño” se utilizó por primera vez en 2004, pero cuando un artículo sobre el tema se hizo viral, en enero de 2018, llamó la atención del mundo. Entonces, ¿qué es? ¿Te debería preocupar? ¿Deberías hacer algo?

¿Qué es el “microengaño”?

La psicóloga Melanie Schillig define los “microengaños” como una serie de pequeñas acciones que indican que una persona se centra física o emocionalmente en alguien fuera de su relación.

Cualquier pequeño comportamiento podría ser un “microengaño”, desde dar Me gusta a alguien en Facebook o Twitter hasta mandarle un mensaje de texto, o incluso flirtear con tus compañeros de mesa o los agentes de servicio al cliente en un casino en línea. Otros posibles síntomas comunes de los “microengaños” incluyen:

  • Alguien que miente sobre su estado sentimental
  • Alguien que oculta las pruebas de haber enviado mensajes de texto a alguien que no es su pareja
  • Si un amigo se guarda en la lista de contactos del teléfono con un nombre en clave
  • Relacionarse con una expareja
  • Alguien que comparte secretos con una persona que encuentra atractiva, que no es con quien tiene una relación
  • Comprobar obsesivamente la información de alguien en los medios sociales

Las miradas robadas y otras formas de “microengaños” llevan sucediendo cientos de años, pero la era de la información en la que vivimos ahora las ha puesto de relieve y les ha dado más posibles salidas. Una persona podría llevar a cabo “microengaños” solamente en el espacio cibernético, y no en la vida real.

¿Te debería preocupar?

Muchas personas son escépticas ante la idea del “microengaño”, diciendo que los pequeños flirteos no tienen que conducir a ninguna parte, que simplemente pueden formar parte de la interacción humana normal, y que no pasa nada por que los miembros de la pareja tengan unos pocos pequeños secretos el uno con el otro. Sin embargo, los expertos dicen que estos comportamientos aparentemente inofensivos pueden abrir la puerta a cosas que no son tan inocentes.

Si una persona ha desviado su atención y energía de su pareja, podría ser muestra de mayores problemas en la relación y simplemente podría hacer que alguien se sintiese muy inseguro. Esto, a su vez, podría causar problemas graves.

Al preguntarse si se debería preocupar, la mayoría de los profesionales dicen que depende del contexto y la motivación de la situación. Las mismas acciones podrían ser “microengaños o podrían ser completamente inocentes, según lo que la persona quiera obtener de ellas.

Schillig añade que el elemento clave en cualquier “microengaño” es el secreto. Si la única razón por la que te gusta la publicación de Instagram de tu ex es porque te gusta el destino en la imagen, por ejemplo, no deberías tener ningún problema con tu pareja actual. La psicóloga colegiada Aisling Leonard-Curtin sugiere preguntarse qué es lo que quieres con la interacción, y si te importaría que tu pareja lo hiciera, si no estás seguro de si estás microengañando o no.

¿Deberías hacer algo?

¡Lo que definitivamente no deberías hacer es entrar en pánico con cada pequeño movimiento que hace tu pareja! Los “microengaños” pueden usarse como indicaciones de lo que debe resolverse en la relación, y el asunto también puede abrir una discusión sobre lo que ambos creen que es un “microengaño”. En ambos casos, lo que hay que hacer es hablar.

Si notas un comportamiento de “microengaño” en tu pareja o en ti mismo, analiza el estado de tu relación. Puedes identificar algunos ámbitos en los que tienes que trabajar y comprometerte a dedicar tiempo para hacerlo. También podrías definir qué significa un “microengaño” para cada uno de vosotros, para que nunca os sintáis mutuamente inseguros. Aprovecha la oportunidad que presenta la idea del “microengaño” para asegurarte de que la confianza en tu propia relación es fuerte y de que no tienes que preocuparte por el comportamiento fraudulento de cualquier tamaño.