¿Y si probamos con un perro como DT?

¿Y si probamos con un perro como DT?
Fuente: Twitter

En el fútbol, son un clásico las cábalas a las que los directores técnicos apelan para poner la fortuna de su lado. A veces es un pantalón, una gorra, o una bufanda. Otras, tocarse alguna parte del cuerpo. Lo que nadie imaginó es que Jara Saguier, el técnico del Sportivo 2 de mayo, equipo de la Segunda División paraguaya, usaría la más original de las cábalas: una perra llamada Tesapara.

El comienzo de la amistad

Bastó con que Saguier le ofreciera un trozo de su empanada para que Tesapara, desde ese momento, jamás se despegara de su lado. La perra ya es una integrante más del cuerpo técnico. Observa los partidos respetando los límites de la cancha, festeja con el equipo cuando obtienen una victoria e, incluso, participa de los ejercicios físicos en los entrenamientos. Es que la mascota ya es una veterana. Conoció a muchos jugadores a lo largo de los años, por lo que está acostumbrada al día a día de la alta competencia. Según declaraciones del técnico: “Tesapara es la guardiana del club, vive ahí, cuando los portones se cierran es fiera, de día es amigable, muy accesible”.

La personalidad de la mascota

Los hinchas la conocen, para ellos es una más, o mejor dicho, una celebridad que oficia de mascota del equipo. Tan involucrada está, que le gruñe a quien intente alejarla del director técnico. Más allá de eso, es muy amistosa y sociable. Ni siquiera se le puede reclamar a Tesapara que transpire la camiseta, ya que puede vérsela alentando al borde de la cancha, con la casaca del equipo.

Con este inesperado apoyo, la hinchada del club espera que el equipo mejore su desempeño. Después de todo, en un deporte en el que le dicen “perro” al que juega mal, es aire fresco ver a un representante canino como símbolo positivo. Además, ¿quién sabe si Tesapara no sería también la mascota ideal para jugar en el casino? Se sabe que la suerte no termina cuando se acaban los 90 minutos.

La personalidad de la mascota
Fuente: Twitter

El nombre en guaraní

Tesapara tiene 10 años de edad y unos ojos claros muy particulares. Al comienzo, pensaban que estaba ciega, pero al atardecer descubrieron que sus ojos cambian de color, se abren sus retinas y aparece el iris. Justamente el nombre en guaraní que eligieron tiene que ver con eso. “Tesa”, en ese idioma, significa “ojo”. Desde ya, su presencia no es un amuleto infalible, ya que sus “dirigidos” perdieron 4 a 1 con Fulgencio Yegros y 4 a 2 con Cerro Porteño en los últimos dos partidos disputados. Será cuestión de jugar el próximo encuentro a cara de perro.

La jugadora número 12

Si en Boca Juniors de Argentina su hinchada se hace llamar “la doce” en alusión a que, gracias a su aliento, es como si el equipo tuviera un jugador más, ¿cómo deberían llamar a la ventaja de tener una mascota fiel, que participa de los entrenamientos y alienta al equipo pase lo que pase? Por lo pronto, los ladridos de Tesapara fueron noticia en el mundo entero. Nada pequeño para un equipo humilde de Paraguay que ahora busca ganarse todos los flashes por sus conquistas deportivas.