Cómo jugar a la ruleta: guía para principiantes

best smartphones for gaming

La ruleta es un juego de azar simple pero fascinante. Es extremadamente popular en todo el mundo, tanto en casinos terrestres como en línea. Dudo que exista una persona en este mundo que no haya escuchado hablar de ella. Sin embargo, si estás planeando jugar con dinero real, te recomendaría que estudies bien las reglas de juego, porque eso podría darte más oportunidades de ganar. Preparamos la siguiente guía para que empieces tu propia experiencia y te conviertas en un experto. Seguro que después de leerla vas a visitar nuestro Casino Época para disfrutar de los mejores juegos. ¡Tenemos ruleta, blackjack, tragamonedas online y muchos más!

Las Reglas básicas

Las reglas de la ruleta son bastantes sencillas. En este juego, tenés una rueda con ranuras rojas y negras que tienen los números del 1 al 36. Y una o dos ranuras con el cero en verde, dependiendo de si estás jugando a la ruleta europea de cero único o a la ruleta americana de doble cero. Además de la rueda, tiene una mesa que presenta los mismos números y varios sectores adicionales en los que se puede apostar. Después de que todos los participantes del juego ponen sus apuestas en la mesa, el crupier hace girar la rueda y tira una pequeña bola. El número ganador es aquel en donde cae la bola. Hay mínimas diferencias de diseño entre la ruleta europea y americana, pero nada de qué preocuparse porque no impacta de ninguna manera en el resultado del juego.

Tipos de apuestas

Algo que es importante saber a la hora de jugar a la ruleta, son los tipos de apuestas que se pueden hacer. Podés apostar a un solo número o a diferentes grupos de números. Hay muchas combinaciones de apuestas que te ofrecen diferentes probabilidades de ganar y diferentes pagos. En general, cuantos más números apuestes, mayores son tus posibilidades de ganar y, por lo tanto, más bajos son los pagos que ofrece el juego. Aparte de eso, todas las apuestas se dividen en tres categorías principales: apuestas internas, externas y anunciadas. Las dos primeras categorías son las básicas, ofrecidas en todos los juegos de ruleta y obligatoriamente las tenés que saber. Mientras que la tercera es la más avanzada y se muestran solamente en ciertas variantes de ruleta.

Las apuestas internas son las que se colocan solamente en los números. Y las apuestas que se colocan en otros sectores que no sean números, se llaman apuestas externas.

 Las apuestas internas son:

  • Pleno: una apuesta que cubre un solo número. Para hacerla, hay que colocar la ficha dentro del cuadrado del número.
  • Semipleno o caballo: una apuesta a dos números que son adyacentes en la mesa, realizada al colocar la ficha en la línea compartida de los cuadrados de los dos números.
  • Transversal: una apuesta a tres números consecutivos ubicados en la misma línea. Se apuesta colocando la ficha en la esquina exterior de la fila.
  • Seisena: una apuesta en dos líneas adyacentes. Para hacer esta apuesta, se debe colocar la ficha en la esquina exterior común de las dos líneas.
  • Cuadrado: una apuesta a cuatro números, colocando la ficha en la esquina común de los cuatro números.
  • Trío: una apuesta a tres números que incluye el cero o los dos ceros. Se coloca la ficha en la línea compartida por el cuadrado cero y los otros dos números.
  • Canasta: Se apuesta en el 0, 1, 2 y 3 con una ficha en la esquina compartida por el cuadrado cero y la primera línea. En la ruleta americana, incluye el doble cero.

Las apuestas externas son:

  • Rojo o Negro: apuesta por el color del número ganador.
  • Par o Impar: se apuesta si el número ganador será par o impar.
  • 1 a 18 o 19 a 36: se apuesta si el número ganador será de la primera o segunda mitad.
  • Docenas: se apuesta por una de las tres docenas que se encuentran en la mesa (1-12, 13-24 y 25-36).

Columnas: se apuesta por alguna de las tres columnas de la mesa.

Ruletas electrónicas

Las ruletas electrónicas son muy comunes en los casinos. Son ruletas automáticas que tiran la bola de forma aleatoria.

Estas máquinas no disponen de ningún mecanismo capaz de desviar la bola de un número ni de colocar la bola en ningún cuadrado en concreto. Es decir, no pueden hacer trampa. Los únicos mecanismos que tienen son: un soplador de aire que impulsa la bola a diferentes velocidades aleatoriamente, mediante un sofisticado mecanismo que hace variar la fuerza del soplido (en las más avanzadas tienen ocho velocidades de impulso diferentes). Además, tienen diferentes velocidades de giro del plato (también ocho). También tienen diferentes tiempos de juego, desde que empiezan las apuestas hasta que se cierran con el clásico “no va más”. Por lo tanto, juegan con tres variables que, combinadas, dan una gran aleatoriedad.

Por otro lado, son consideradas máquinas de juego, con lo cual tienen que dar un porcentaje mínimo de premios regulados por ley, y esto se consigue con los pozos o misterios, que es un premio directo que da la máquina en caso de que la ruleta esté ganando más dinero del permitido. En eso se diferencian de las ruletas tradicionales de casino, además de las apuestas máximas, que en los casinos se rigen por el máximo de premio permitido.